Endorfinas, como liberarlas para ser feliz

La oportunidad de conseguir una buena “dosis de alegría” está en nuestro universo interno, el cual puede ser estimulado siempre. Aprender a controlar nuestras emociones y mantener una actitud proactiva son el portal para mantener una buena salud y en esto las endorfinas son nuestras grandes aliadas.

Las endorfinas son sustancias que produce nuestro cuerpo, de forma natural, para atenuar el dolor y/o producir una sensación de bienestar. Es por eso que las endorfinas son también conocidas como hormonas de la felicidad y, lo más importante, es que podemos estimular su producción.  ¿Cómo hacerlo? Señalamos, a continuación, seis maneras sencillas y prácticas.

  1. Ejercicio físico. La mejora del estado de ánimo y, por lo tanto, de la autoestima, es un beneficio psicológico clave de la actividad física regular. Cuando hacemos ejercicio, liberamos endorfinas que provocan una sensación positiva en el cuerpo, aumentando la sensación de alegría, bienestar y tranquilidad.
  2. Cariños, besos y abrazos estimulan la descarga de endorfinas. Estudios médicos han demostrado que las manifestaciones físicas de afecto generan bienestar. Incluso, han probado cómo los abrazos pueden reducir el dolor. Sólo hay una cuestión: tiene que ser un buen abrazo, lo que significa, que tiene que ser sincero, efusivo y durar por lo menos 20 segundos.
  3. La risa. Los esfuerzos musculares simples involucrados, por ejemplo, en un “ja, ja, ja”, provocan un aumento de endorfinas. Basta con esbozar una sonrisa para que nuestro cuerpo comience a segregarlas y mientras más expansiva sea nuestra sonrisa más disminuirán la adrenalina y el cortisol, sustancias responsables del estrés.
  4. El contacto con la naturaleza. Nos llena de energía y buen humor. La atmósfera que se respira en la naturaleza, ya sea en el campo o la playa, cargada de iones negativos (que, en contra de lo que su nombre da a entender, ejercen una influencia muy positiva sobre nuestro entorno y nuestra salud) estimula las hormonas de la felicidad. Un paseo armonioso, en donde se respire aire puro tranquilamente, sin agitación, provoca una disminución de pensamientos angustiantes.
  5. Masajes, meditación y yoga. Las endorfinas se segregan con mayor facilidad y en mayor cantidad cuando nuestra mente está relajada. Es muy recomendable practicar relajación por medio de prácticas como meditación, yoga y tai-chi. El masaje también provoca grandes descargas de bienestar, ya que las terminaciones nerviosas trasmiten el roce de las manos sobre la piel hasta el cerebro, activando la secreción de hormonas de la felicidad.
  6. La música melódica. Todos disfrutamos escuchar música, pero si sólo la escuchamos de fondo, no va a funcionar en nuestro cuerpo y mente. Para verdaderamente experimentar sus beneficios terapéuticos tenemos que escucharla activamente. Buscar buena música, armónica y melódica (por ejemplo, barroca, jazz) disfrutar sus acordes, la calidad de sus intérpretes, etc.. La buena música provoca una importante liberación de endorfinas, consiguiendo una disminución de la frecuencia cardiaca y respiratoria así como una importante relajación muscular.

Fuente: Dsalud.com

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*