¿Qué es el ganglio centinela?

Un diagnóstico oportuno es la mejor forma de salvar vidas. Esta premisa es tan cierta que ahora tiene más vigencia que nunca y, por tanto, no nos cansaremos de repetirla. Pero, ¿cómo hace el cuerpo humano para emitir esa alerta temprana que los médicos logran detectar y utilizan como herramienta de intervención urgente e incluso de prevención en el cáncer de mama?

La respuesta la tiene una pequeña sección del cuerpo humano: el Ganglio Centinela del sistema linfático.

El Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. (NCI), señala que es “el primer ganglio linfático a donde las células cancerosas tienen más probabilidad de diseminarse desde un tumor primario”. De manera que el centinela no es un ganglio único, sino el que esté más próximo a la zona del tumor y muestra las primeras señales de que algo no va bien.

“Los ganglios linfáticos son partes importantes del sistema inmunitario del cuerpo. Si detectan una sustancia extraña, algunas de sus células se activan, lo cual inicia una respuesta inmunológica”, agrega el Instituto.

La respuesta del ganglio centinela (de los que a veces puede haber más de uno)  ha permitido actualizar algunas técnicas médicas para abordar la enfermedad.

“Antes se hacía un vaciamiento de la región linfática de la axila, que le quitaba movilidad a esta zona del cuerpo. Pero en los últimos años se comenzó a utilizar la detección del ganglio centinela que está más cerca de la zona donde se sospecha hay un tumor”, explica el NCI.

Por eso, las campañas de prevención del cáncer de mama se centran actualmente en hacerse la Mamografía y/o el Eco Mamario para detectar precozmente cualquier elemento que indique una presencia irregular cuando se encuentra apenas en formación y de tamaño tan pequeño que no se puede palpar con autoexamen mamario.

El paso siguiente es determinar si se puede convertir en un cáncer y propagarse por el resto del cuerpo. Para saber si hay un tumor maligno en la mama, por ejemplo, usualmente se hace una biopsia al ganglio centinela, para saber si tienen alguna célula cancerígena. La biopsia, además, puede ayudar a evitar cirugías más extensas de los ganglios linfáticos.

Diagnóstico por burbujas

Entre las innovaciones médicas más recientes, se cuenta un método en uso desde hace algunos años en Reino Unido: un sistema de microburbujas que intentan alcanzar un diagnóstico adecuado y preciso del cáncer de mama a partir del grado de inflamación y tamaño de los ganglios.

Cerca del 35% de las biopsias del ganglio centinela que se realizan terminan con una cirugía de remoción de alguna parte del sistema linfático.

“Con este nuevo sistema, lo que logramos es que solo sea necesaria la cirugía si el cáncer está expandiéndose en el cuerpo. No para el diagnóstico, como ocurre en algunos casos”, refiere Ali Sever, radiólogo del hospital Maidstone, donde se está aplicando este método.

Cuando las microburbujas son implantadas en el cuerpo, se realiza un ultrasonido que permite detectar si el ganglio centinela está afectado por algún tipo de tumor.

“En caso que notemos un cambio significativo, lo que hacemos es tomar una pequeña muestra para realizar la biopsia y definir si el tumor es maligno. En caso que lo sea, solo se necesita una operación de remoción y no tres cirugías”, agrega Sever.

Fuente: National Cáncer Institute/ www.cancer.gov/types/breast

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*