Alimentos prohibidos para el microondas

El horno de microondas es uno de los inventos más utilizados en nuestra vida diaria, ya que nos saca de un apuro cuando necesitamos calentar alimentos, además que lo hace en poco tiempo. Pero si bien nos beneficia en muchos sentidos, este artefacto de cocina podría ser perjudicial con algunos alimentos, ya que provoca que pierdan sus cualidades nutricionales e incluso acelera su descomposición.

Casi todos los alimentos pueden calentarse en el horno de microondas, pero hay siete que están prohibidos y te decimos cuáles son:

Carnes congeladas: Es común calentarlas en el microondas para descongelarlas rápidamente. El problema es que provoca la descomposición de la vitamina B12, aminoácidos, las proteínas y reduce los jugos naturales. Lo mejor es descongelar las carnes en la parte baja de la nevera o en un sartén a temperatura baja.

Arroz: Hacer o calentar el arroz en el horno de microondas tiene como consecuencia la pérdida de sus nutrientes como vitaminas, minerales y fibras, debido a que desde el primer momento está sometido a una temperatura uniforme y alta. La recomendación es cocinar el arroz en una olla con agua, e ir aumentando la temperatura conforme se va cociendo para que conserve sus nutrientes. Para recalentarlo, agrega un poco de agua a la olla y poner a fuego bajo.

Brócoli: Hasta el 97% de los antioxidantes de esta verdura, pueden ser destruidos por las altas temperaturas del microondas. Los cambios se perciben en su textura, color y sabor. La mejor forma de comerlo es hirviéndolo a fuego lento.

Mantequilla: Aunque es más fácil derretirla en el horno, se debe evitar porque se reduce su valor proteico. Lo recomendable es derretirla en el sartén a fuego bajo.

Leche: Todos los lácteos pierden hasta la mitad de sus nutrientes cuando se calientan en el horno de microondas. El componente que más se pierde es la vitamina B12 y los minerales esenciales. La cocina, a fuego lento, siempre será la mejor herramienta para calentarla.

Ajo: La recomendación de los nutricionistas es consumirlos crudos, aunque a veces puede cocinarse, pero evitando que sean altas temperaturas. Cuando el calor es demasiado, se pierde hasta el 95% de sus vitaminas y minerales, así como su alicina, el activo natural que aporta propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Champiñones: Además de que se pierden todas sus proteínas, cuando regresan a su temperatura ambiente, se vuelven más propensos a contaminarse por algunos microorganismos. La recomendación es no recalentarlos después de su cocción inicial porque pueden provocar indigestión e inflamación abdominal.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*