¿Usas tu celular por necesidad o por adicción?

Siendo sinceros, ¿cuánto tiempo al día utilizas tu celular y para qué? ¿Dedicas mucho tiempo a navegar en internet o en redes sociales, ver videos o chatear? Si es así, tal vez tengas una adicción.

Actualmente el celular es imprescindible, ya que además de comunicarte con otros en cualquier parte, te permite conectarte a internet, enviar mensajes rápidamente e incluso tratar algunos asuntos de trabajo. Sin embargo, en muchas ocasiones, su uso se convierte en una adicción que puede afectar tu calidad de vida. Cada vez más personas en todo el mundo tienen adicción por su celular, algo conocido como nomofobia.

Gran parte de los usuarios del teléfono celular son propensos a desarrollar tendencias compulsivas sobre su uso, al punto que de acuerdo a algunos estudios, provoca mirar la pantalla más de 100 veces al día aunque no se reciba una llamada o mensaje. Para muchos, no usar el celular por pérdida, falta de pila o hasta falta de señal, puede desatar altos niveles de estrés y ansiedad.

¿Cómo saber si eres adicto?

Muchas personas consideran que el uso excesivo de su celular es normal, pero realmente podrían ser los indicios de una adicción. Por ello, a continuación señalamos los principales síntomas que presenta una persona adicta:

*Ver la pantalla cada pocos minutos aunque no se tenga alguna notificación.

*Dormir con el celular en la mano.

*Preferir conversaciones por el teléfono en lugar de hacerlo persona a persona.

*Tener pánico por no tenerlo a la mano.

*Sentir la vibración “fantasma”, es decir, la sensación de que el celular suena o vibra cuando no es así.

*Usarlo en todo momento, incluso cuando no es adecuado como mientras conversas con una persona, en una reunión familiar, al manejar, caminar o hasta ir al baño.

*Depender de él para todo, desde guardar notas, hasta tener recordatorios de lo que debes hacer.

*Tener demasiadas aplicaciones.

La adolescencia es una de las etapas donde más se vive esta adicción y que también puede ser más dañina, ya que en este período de la vida se desarrollan las habilidades sociales. Los niños que también lo utilizan en exceso, pueden sufrir problemas como dificultad para concentrarse en la escuela o menor capacidad de retención.

Lo recomendable es hacer un uso necesario, controlado y racional para evitar adicciones.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*