¿Cómo afrontar el diagnóstico de cáncer?

Cuando una persona es diagnosticada con cáncer, el miedo, la angustia y la tristeza se apoderan de su ser porque no sabe qué va a pasar. Nadie está preparado para enfrentar ese tipo de noticias y aunque se tenga miedo, lo importante es tener una buena actitud ante la enfermedad, porque si bien es cierto que puede ser mortal, también es verdad que es curable si se detecta a tiempo (de allí la importancia de la prevención).

Una actitud positiva es fundamental para que el tratamiento resulte exitoso. Por eso siempre se debe tener en cuenta que existe la posibilidad de salir bien de este proceso.

Para afrontar el diagnóstico, los especialistas en PsicoOncología hacen las siguientes recomendaciones:

  • Evitar compararse con otras personas afectadas porque el cáncer es diferente para cada quien. Si algo le ocurre a lo demás, no significa que le vaya a pasar a todos.
  • Transformar los pensamientos negativos en positivos para tener una mejor salud mental.
  • Informarse del tipo de cáncer que se tiene, los tratamientos que se tendrán, los posibles riesgos. Esto debe hacerse con el médico Mastólogo o con fundaciones que se ocupan de atender este tipo de patologías. Buscar información en internet, no es recomendable porque solo genera confusión y estrés.
  • Evitar tratamientos “milagrosos”. Se deben seguir los indicados por el mastólogo.
  • Expresar sentimientos de rabia, frustración o tristeza. Es muy válido decir lo que se siente para desahogarse y luego tomar fuerzas para seguir adelante.
  • Llevar una buena alimentación, ya que es muy benéfico para superar la enfermedad.
  • Aprender que siempre hay algo que se puede hacer para estar mejor.
  • Seguir viviendo lo más normal posible, de acuerdo a las posibilidades de cada persona.
  • Ser amable consigo mismo. Esto se refiere a no dejar de hacer las cosas que causan placer como leer, escuchar música, hacer ejercicios, salir a pasear, ver una película o bailar. Practicar nuevas actividades, también es muy recomendable.
  • Reflexionar sobre lo que es importante en la vida.
  • Cerrar los ciclos pendientes y comenzar nuevos.

La familia es primordial

Por otra parte, la familia juega un papel muy importante en esta etapa, en la que todos los familiares deben saber cómo actuar con su ser querido que se ha vuelto vulnerable y requiere mucho apoyo emocional. Para ello, se recomienda lo siguiente:

  • Dar tiempo a la persona para que pueda hablar de su enfermedad sin presionarla.
  • . No caer en el miedo y bloquearse.
  • . Ayudar a la persona a realizar sus actividades diarias.
  • . En caso de tener hijos, ayudarlos a entender la enfermedad siempre hablando con la verdad.
  • . Acompañar a la persona a su consulta médica y a las terapias.
  • No dejar de hacer actividades familiares como reuniones o momentos recreativos.
  • No presionar a la persona para que haga más de lo que puede y quiere. Hay que dejarla desenvolverse a su ritmo.
  • No compadecerla ni devaluarla.
  • No hacerlas sentir inútiles.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*