Cinco hábitos que provocan caída de las mamas

Está claro que no podemos luchar contra el tiempo y que, tarde o temprano, tendremos que aceptar la vejez, con todos sus síntomas, como una etapa más en nuestra vida. Teniendo en cuenta esto,  hay que entender que las mamas no serán las mismas después de los 40 o de los 60 años, debido a que con el paso del tiempo van perdiendo su firmeza y llegará un momento en que será inevitable verlas caídas. Aun así, podemos evitar su aparición temprana, ya que muchos de los hábitos cotidianos podrían hacer que se caigan antes de lo debido.

Son muchos los factores que amenazan la firmeza, tonicidad y juventud de las mamas. También influye, por ejemplo, el tamaño de las mismas, la cantidad de bebés que se amamanten, los cambios drásticos en el peso e, incluso, el tipo de sostén que se utiliza. Sin embargo, la mayoría de mujeres suele ignorar algunos hábitos que deberían evitar  para mantener firmes las mamas el mayor tiempo posible. A continuación los señalamos:

  1. Utilizar un sostén inadecuado

Este es uno de los hábitos más comunes e ignorados que existen. Los sostenes están hechos de materiales flexibles que se adaptan fácilmente al cuerpo. Sin embargo, muchas no utilizan la talla correcta y un mal ajuste puede generar flacidez en las mamas. Lo ideal es buscar un sostén de la talla adecuada, que se ajuste perfectamente, pero sin que apriete demasiado. Hasta un 80% de las mujeres utilizan un sostén inadecuado ¿Formas parte de ese grupo?

  1. Fumar

El tabaquismo es un vicio que, además de afectar nuestra salud a nivel general, también hace que la piel pierda su elasticidad y que las mamas se caigan y se arruguen fácilmente. Este mal hábito reduce la cantidad de colágeno y desmejora la circulación sanguínea, lo cual provoca que la piel se desgaste fácilmente y los signos de la edad aparezcan de forma prematura.

  1. Bajar y subir de peso repetidamente

El solo hecho de bajar drásticamente de peso hace que la piel pierda firmeza y se reduzca la grasa corporal. Las mamas están compuestas de glándulas y grasa, razón por la que bajar de peso puede hacer que se caigan fácilmente, sobre todo si se hace una dieta en la que se baja y se sube repetidamente de peso. Esto  genera una tensión en la piel y el resultado será unas mamas caídas. Por lo tanto, lo ideal es mantener un peso estable a través de una dieta equilibrada.

  1. No protegerse del sol

A pesar de las múltiples advertencias que se han hecho sobre los riesgos de exponerse directamente al sol, aún son muchas las que no utilizan un buen protector solar para cuidar su piel y su salud. Este mal hábito también afecta la firmeza de las mamas, ya que precisamente el escote es uno de los que más recibe los rayos directos del sol. Estos rayos hacen que la piel se queme, se arrugue y se envejezca prematuramente. Lo recomendable es aplicarse un buen protector solar antes de exponerse a los rayos UV, y procurar evitar exponerse al sol tanto como sea posible.

  1. No hacer ejercicio y tener una mala postura

El ejercicio es una de las claves para tener unas mamas firmes, redondas y fuertes. Sin embargo, es muy importante saber trabajar bien esta área del cuerpo, ya que movimientos repetitivos hacia atrás y adelante pueden provocar que las lolas se caigan fácilmente, ya que el colágeno que las sostiene se reduce. De manera que es importante asegurarse de apoyar las mamas durante las sesiones de ejercicio de alto impacto y, en general, cuidar de la postura todo el día. Mantener una buena postura tanto al caminar como al sentarse también es clave para conservar la firmeza. Es importante mantener la espalda recta y los pechos levantados como con mucho orgullo.

Fuente: Mejor con salud

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*