Cáncer en Latinoamérica se duplicará en 18 años si no se toman previsiones

En Latinoamérica el cáncer es la segunda causa de mortalidad y uno de los mayores desafíos que se enfrenta es superar el diagnóstico tardío, ya que entre el 60 y 70 por ciento de las personas afectadas son diagnosticadas en estados avanzados. Sólo dos países de América Latina (Uruguay y Costa Rica) son exitosos en el control del cáncer y tienen resultados similares a los de naciones desarrolladas. Otros enfrentan retos, como falta de médicos especialistas, infraestructura clínica y acceso a fármacos, que explican el incremento de casos y muertes por esta causa.

De acuerdo con el estudio “Control del cáncer, acceso y desigualdad en América Latina, una historia de luces y sombras”, realizado por The Economist Intelligence Unit, se explica que si el panorama sigue igual y no hay cambios en las políticas públicas, en 18 años los casos de cáncer en América latina se duplicarán. Actualmente, el cáncer causa una de cada cinco muertes en el continente.

Para entender cómo se desempeña cada país en el control integral del cáncer, desde la prevención y la detección oportuna hasta el tratamiento y los cuidados paliativos, se hizo un análisis comparativo entre 12 naciones latinoamericanas. Uruguay obtuvo la mejor puntuación, seguido de Costa Rica, Chile, México, Brasil, Colombia, Panamá, Perú, Ecuador, Argentina, Paraguay y Bolivia. Venezuela no figura en este cuadro, al igual que otros países; por no disponer de registros confiables.

Los tumores malignos subieron al segundo lugar en 11 países de la región (después de ocupar, en los años 90, el cuarto sitio en la tabla de mortalidad en siete naciones). Se prevé que en las siguientes dos décadas, como resultado del crecimiento y envejecimiento poblacional, el número de decesos se duplique, advierte la investigación.

Los rubros analizados fueron: planificación, monitoreo, disponibilidad de medicamentos, disponibilidad de radioterapia y quimioterapia, prevención y detección temprana y finanzas.

De 12 países estudiados, cinco cuentan con un Plan Nacional de Control del Cáncer,  el de Costa Rica es el más amplio. Ecuador acaba de aprobar el suyo, México está pendiente de aprobación, y Argentina aunque tiene varios programas para atender la enfermedad también cuenta con un plan nacional.

El estudio destaca que no basta con gastar dinero en salud, sino saber cómo se gasta.

Los obstáculos más comunes en nuestro continente son:

*La fragmentación de los sistemas de salud, que en el caso de Venezuela sigue siendo pronunciado. Dividido en público y privado, el primero comprende a las siguientes instituciones: Ministerio del Poder Popular para la Salud, Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, IpasME (Instituto de Previsión Social del ministerio de Educación), IPSFA (Instituto de Previsión Social de las Fuerzas Armadas), Barrio Adentro, Programas de salud de gobernaciones y alcaldías, que ofrecen diferentes niveles de atención con diferentes resultados.

*La desproporción entre las áreas urbanas y rurales; entre las zonas ricas y pobres, con recursos concentrados en las ciudades y las zonas prósperas

El estudio de The Economist fue presentado en la sexta edición del Roche Press Day, un foro educativo que se realiza anualmente para periodistas latinoamericanos. En esta oportunidad se cumplió el pasado miércoles 05 julio en Buenos Aires. 

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*