Científica sueca descubre nuevo método anticonceptivo

Inventar la primera aplicación del mundo aprobada como método anticonceptivo empezó solo como un pasatiempo para Elina Berglund Scherwitzl, quien se cansó de usar métodos anticonceptivos hormonales. Así que decidió utilizar su experiencia en el manejo de datos para buscar una alternativa.

“Igual que muchas mujeres, desde mi adolescencia probé muchos métodos diferentes de anticonceptivos pero no encontré ninguna solución que encajara conmigo. En esa búsqueda de un método alternativo natural y eficaz descubrí que uno puede saber cuándo es fértil por la temperatura, y para mí eso fue una verdadera revelación”, refiere la investigadora cuya profesión es física nuclear y que formó parte del equipo del CERN (siglas en francés de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, con sede en Ginebra) que descubrió el Bosón de Higgs en 2012, conocido también como “partícula de dios”, crucial para el entendimiento de los expertos sobre cómo se formó el universo.

Utilizando un complejo análisis matemático y de datos, la investigadora empezó a desarrollar un algoritmo diseñado para ser tan preciso que puede identificar exactamente cuándo una mujer ovula dentro de su ciclo menstrual. Esto le permitió generar un esquema de los días en que necesitaría usar protección, con un nivel de certeza mucho mayor que otros métodos similares de planificación familiar basados en el “ritmo” natural del ciclo.

Se puso tan contenta con los resultados que junto a su marido austriaco, el también físico Raoul Scherwitzl, empezó a buscar financiamiento para desarrollar su producto, que llamó Natural Cycles. Lo ofreció como una aplicación que analiza al detalle series de datos sobre la temperatura y las tendencias del ciclo de cada mujer, para ayudarlas en sus necesidades relacionadas con la fertilidad y la prevención del embarazo.

Puede ser tan eficaz como la píldora

La aplicación fue lanzada en 2014, después de un gran estudio sobre métodos anticonceptivos en el que participaron más de 4.000 mujeres.  Los investigadores, entre los que se encontraba la pareja cofundadora, encontraron que el 7% de las mujeres que usaron la aplicación de una manera “típica” (es decir, permitiendo cierto nivel de error humano) quedaron embarazadas, comparado con el 9% que tomaron la píldora y menos del 1% que usaron dispositivos intrauterinos (DIU).

Frente a estos resultados, la creadora de la aplicación acepta que la eficacia de su producto depende de que las usuarias se adhieran al detalle a las instrucciones, y por tanto puede que no sea una buena alternativa para todas las mujeres. Además, tampoco las protege de enfermedades de transmisión sexual.

“Igual que con la píldora, hace falta cierto esfuerzo diario por parte de la usuaria. Pero realmente nosotros esperamos ser la alternativa por defecto si no quieres usar métodos anticonceptivos hormonales ni un implante intrauterino” aclara.

Aunque por ahora el producto solo tiene certificación europea, pronto estará disponible en el resto  del mundo.

Fuente: BBC Mundo

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*