Nuevo análisis de sangre permitirá diagnóstico precoz

Un nuevo tipo de análisis permitirá detectar fragmentos de ADN tumoral, liberado por las células cancerosas, en una muestra de sangre.  Se trata de una técnica denominada TEC-Seq, no invasiva con la que es posible determinar si un individuo desarrollará cáncer mientras aún se encuentra en las etapas iniciales de la enfermedad. Es un avance científico muy importante ya que cuanto antes se confirme el diagnóstico, más rápido podrá iniciarse el tratamiento, lo que aumenta las posibilidades de curación.

TEC-Seg fue creada por un equipo de científicos de distintas instituciones de los Países Bajos, Dinamarca y EE. UU., coordinados por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Esta nueva técnica, optimiza la preparación de las muestras y combina la secuenciación y el análisis por computadoral. Así, revela la presencia del mencionado ADN y lo distingue de otro material genético que ha sufrido alteraciones y que podría ser tomado erróneamente por un biomarcador tumoral. Con ella, se examinaron a 200 personas con cáncer de mama, colorrectal, pulmón y ovario, logrando identificar con gran precisión la presencia de mutaciones somáticas –estas pueden ser la causa del crecimiento de ciertos tumores– en el plasma de más de la mitad de ellos. En concreto, en el 71%, 59%, 59% y 68% de los mismos, respectivamente. Para ello, buscaron mutaciones en 58 genes relacionados con la aparición del cáncer. Además, no encontraron aquellas que permitirían apuntar a la presencia de la enfermedad en las muestras de 44 individuos sanos.

“Nuestro trabajo expone que es factible identificar el cáncer de forma temprana a partir de ciertos cambios en el ADN en la sangre, y que para conseguir tal objetivo el sistema de secuenciación que hemos desarrollado resulta muy prometedor”, indica Victor Velculescu, profesor de Oncología en el Centro de Cáncer Kimmel de la Universidad Johns Hopkins y uno de los coautores del estudio. “Ha sido todo un reto idear una técnica que permita predecir la probable existencia de cáncer sin conocer las mutaciones genéticas presentes”, señala.

Jillian Phallen, de la misma institución estadounidense, que también ha colaborado en esta iniciativa, destaca que, asimismo, reduce el riesgo de que surjan falsos positivos, resultados erróneos que a menudo multiplican el número de exámenes y la puesta en marcha de tratamientos innecesarios. Y pone un ejemplo: cuando las células sanguíneas se dividen pueden experimentar mutaciones. En ciertos casos, esos cambios quizá acaben derivando hacia una preleucemia, pero no suele ser lo habitual.

A pesar de los buenos resultados, los investigadores advierten que será preciso poner a prueba este sistema en estudios con muchas más personas antes de validarlo. De hecho, tiene en cuenta más de 80.000 pares de bases de ADN, lo que lo hace muy oneroso, por ello ahora se dedicarán a depurarlo para así reducir los costos del proceso para que pueda ser accesible a todas las personas que lo requieran.

Fuente: Scientific American  

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*