Lo que hacen las mujeres cuando nadie las ve

En Abril de 2015 la artista norteamericana Sally Nixon empezó un proyecto basado en crear una ilustración cada día durante un año, a éste le llamó “365”.  Esta idea nació en un momento en el que no lograba encontrar la inspiración para volver a dibujar con frecuencia. Entonces se dio cuenta que podía inspirarse en su propia vida cotidiana. De esta forma, comenzó a mostrar el lado natural de las mujeres, más allá de los selfies, los retoques en computadora y todo tipo de apariencias.

Ahora el proyecto se ha convertido en una interesante propuesta estética bajo la premisa “Lo que ellas hacen cuando nadie las ve”. Las mujeres que aparecen en sus ilustraciones realizan todo tipo de cosas normales como comer en la cama, lavarse los dientes, holgazanear o ir por casa en ropa íntima, cosas que hacen cuando no hay nadie mirando.

Con sutileza provocativa, Sally Nixon capta esos momentos donde las mujeres dejan de cuidar las apariencias y se relacionan sin inhibiciones con la comida o la higiene o cuando están entre amigas y pueden ser ellas mismas sin interiorizar la mirada masculina. Entre la libertad, la camaradería y los límites convencionales del asco y lo bien visto, esta serie de imágenes nos lleva a presenciar instantes en los que se revela una realidad femenina más relajada, a veces muy explícita y otras con sutiles matices. Hay una cierta lánguida melancolía, humor y una sensación de una mirada femenina auténtica. Nixon logra reflejar los momentos de intimidad, de autoexpresión e incomodidad sin pretensiones, con una especie de realismo suburbano. Aunque ella misma refiere  que sus dibujos son reflejos de su personalidad, es indudable que su talento está en mostrar un aspecto con el cual muchas personas se pueden identificar, aunque sea una faceta oculta y alternativa de cómo son las mujeres (y también los hombres en buena medida).

Nixon se ha planteado acabar con esa intimidad irreal de las mujeres tan visible en el cine o los anuncios de cosméticos. Se niega a aceptar que las mujeres, incluso en la soledad, vivan en una continua pose sexy provocativo o que su mirada permanezca a todas horas engominada de rimmel y dispuesta a lo furtivo. Y no es que tenga que luchar para cambiar esa realidad, sino que, sencillamente, esa realidad no existe. Es la lucha contra la hipersexualización de la mujer, que es una nueva forma de esclavitud.

“Las mujeres que dibujo vienen mayormente de mi imaginación. Sin embargo, de una u otra forma, son reflejos de mi personalidad”, explica Nixon. “No tienen cuerpos perfectos o hábitos perfectos y por eso nos identificamos con ellas. Las escenas que voy creando son cotidianas: momentos en el baño, restaurantes, habitaciones desordenadas”.

“Cuando la mujer está sola”, recuerda la artista, “no está preocupada por impresionar a nadie ni por aparentar una determinada forma de ser. Cuando una mujer está sola, puede ser completamente ella misma sin tener que preocuparse de las opiniones de la gente. Mi meta con este trabajo es elevar lo mundano a algo especial digno de contemplarse”.

Gran parte del arte occidental ha sido creado con mujeres posando o por artistas idealizando la belleza o la forma de ser de las mujeres manteniendo el estereotipo del “eterno femenino”. Es por ello que estas imágenes son tan refrescantes y contribuyen a revalorizar a la mujer y el mundo femenino.

Pueden conocer más de esta maravillosa artista visitando su página web: sallynixon.com

Arnaldo Rojas

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*