Descubren punto débil del cáncer

Una nueva investigación parece haber logrado detectar el punto débil de esta patología, tanto es así que el descubrimiento ya ha llevado a su erradicación definitiva en cultivos celulares.

Las células cancerígenas son implacables, poseen la habilidad de desarrollar resistencia a las terapias actuales y hacen que la enfermedad sea muy difícil de tratar. Sin embargo, un nuevo estudio revela cómo la alteración de la estructura de la cromatina en las células cancerígenas podría facilitar su destrucción. El trabajo de la cromatina (la forma en la que se presenta el ADN en el núcleo de las células) es empaquetar cuidadosamente el código genético en el núcleo de la célula. También puede regular qué genes se “encienden y apagan” en las células cancerosas.

La nueva técnica se llama microscopía de ondas parciales y permite la monitorización en tiempo real de la cromatina en las células vivas, pudiendo evaluar la cromatina en una escala de longitud de 20-200 nanómetros, el punto preciso en el que la formación del cáncer influye en la cromatina.

“Si piensas en la genética como hardware, la cromatina es el software”, explica Vadim Backman, coautor del estudio. “Las enfermedades complejas como el cáncer, no dependen del comportamiento de genes individuales, sino de la interacción compleja entre decenas de miles de genes”.

De ahí que los expertos decidieran centrarse en la cromatina como herramienta clave para combatir la resistencia a los medicamentos contra el cáncer, y una técnica de imágenes que desarrollaron el año pasado les ayudó a aprender más sobre este intrincado conjunto de macromoléculas.

Utilizando esta novedosa técnica para monitorear la cromatina en células cancerosas cultivadas, descubrieron que la cromatina tiene una “densidad de empaquetamiento” específica relacionada con la expresión génica que ayuda a las células cancerosas a evadir los tratamientos. El análisis reveló que una densidad de empaquetamiento más heterogénea y desordenada de la cromatina provocó una mayor supervivencia de las células cancerosas en respuesta a la quimioterapia. Sin embargo, una densidad de empaquetamiento más conservadora y ordenada fue asociada a una mayor muerte de las células cancerosas en respuesta a la quimioterapia.

“Solo mirando la estructura de la cromatina de la célula, podríamos predecir si sobreviviría o no”, apunta Backman

Basándose en este descubrimiento, los investigadores plantearon la hipótesis de que alterar la estructura de la cromatina para hacerla más ordenado podría ser una forma de aumentar la vulnerabilidad de las células cancerígenas al tratamiento. Consiguieron esto modificando electrolitos en el núcleo de las células cancerosas y probaron esta estrategia utilizando dos medicamentos ya aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA): Celecoxib y Digoxina. Combinando ambos fármacos con quimioterapia, los probaron en células cancerosas en laboratorio. El resultado fue más que sorprendente:

“En 2 o 3 días, casi todas las células cancerosas murieron porque no podían responder. Los compuestos CPT -Celecoxib y Digoxina- no matan las células, sino que reestructuran la cromatina. Si bloqueas la capacidad de las células para evolucionar y adaptarse, ese es su talón de Aquiles”, aclara Backman.

Si bien los investigadores están entusiasmados con sus hallazgos, advierten que se necesitan varios estudios en animales y humanos antes de poder llegar a conclusiones firmes. “Hay una gran diferencia entre cultivos celulares y humanos. Nunca se sabe cómo afectará el ambiente dentro del  cuerpo humano al comportamiento del cáncer o si habrá efectos secundarios imprevistos”, explica Backman.

Sea como fuere, resulta una investigación realmente prometedora.

Fuente: Scientific American

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*