El Omeprazol se debe tomar con precaución

Probablemente junto con el ibuprofeno, el omeprazol es uno de los medicamentos que más demanda tiene en las farmacias y de presencia obligada en muchos hogares. Se ha convertido en un fármaco indispensable. Sin embargo, muchas personas no tienen claro para qué sirve y lo utilizan cuando no deberían, con los riesgos que eso tiene para su salud.

El primer punto que destacan los especialistas es que el Omeprazol es un medicamento que se utiliza para el aparato digestivo, concretamente para tratar problemas o patologías relacionados con la acidez de estómago. Por esta razón, es común que se confunda su uso con el de los antiácidos, que son medicamentos indicados para tratar la acidez de estómago ocasional y de forma inmediata. Sin embargo, el Omeprazol se utiliza como un tratamiento a mediano y largo plazo, y su efecto empieza a hacerse notable después de tomarlo durante unos días.

Está indicado principalmente en enfermedades relacionadas con la secreción ácida gástrica, como por ejemplo, en el tratamiento de la úlcera gastroduodenal, en la erradicación del Helicobacter pylori, en la enfermedad por reflujo gastroesofágico, en el síndrome de Zollinger-Ellison y en dispepsias funcionales.  Sin embargo, que el omeprazol sea un antiácido no significa que se pueda hacer un uso indiscriminado de él. De hecho, ese uso innecesario es uno de los errores más comunes que se cometen. No hay que tomarlo para aliviar digestiones pesadas o después de consumir gran cantidad de bebidas alcohólicas, ni cuando pensamos que un medicamento nos va a sentar mal o tenemos que ingerir muchas pastillas. Algunas personas lo utilizan para protegerse en esas situaciones y ese uso no es el adecuado. Hay que tomarlo cuando lo recomiende el médico y durante el tiempo que lo prescriba. Las cápsulas se deben ingerir enteras con un vaso de agua, preferentemente por la mañana, en ayunas. No se deben masticar ni triturar. Sólo puede ser prescrito por un médico, y debsmos seguir sus instrucciones para tomarlo, que generalmente consistirá en una cápsula diaria.

¿Entonces que se puede hacer cuando queremos evitar la acidez o las malas digestiones? Los especialistas recomiendan evitar las comidas muy abundantes o excesivas y tomar alguna infusión, como manzanilla o té. Hay que controlar la ingesta de comidas ricas en grasas, y evitar el exceso de chocolate, café, cítricos y refrescos.

Entre los efectos secundarios que provoca el uso indiscriminado de omeprazol se cuentan:  fracturas osteoporósicas, infecciones entéricas, hipomagnesemia o déficit de hierro y vitamina B12, nefritis intersticial y/o enfermedad renal crónica.

Por último,  lo recomendable es no acudir siempre a los fármacos y esperar. No es obligatorio aliviar todo inmediatamente ni tomarnos una pastilla cada vez que se nos presenta un malestar. Muchas veces si esperamos un poco y nos relajamos, vemos que el problema se resuelve solo. También podemos utilizar recursos naturales como las infusiones de plantas medicinales. Si el malestar es muy fuerte y persistente, acudir a consulta médica.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*