Mitos y verdades de la aspirina

Tal vez es el fármaco más popular y de mayor demanda a nivel mundial.  Ademas de sus reconocidas propiedades analgésicas, se le atribuye la capacidad de prevenir algunas enfermedades ¿Qué hay de cierto en est0?

Hace más de dos mil años, Hipócrates, el padre de la medicina, descubrió el ingrediente activo de la aspirina, que extrajo de una planta de sauce, y la utilizó para calmar fiebres y dolores de cabeza. Pero no fue sino hasta 1897 (hace justo 120 años) que el alemán Félix Hoffman desarrolló el fármaco como tal. Más de un siglo después, la aspirina, el ácido acetilsalicílico, es uno de los 10 genéricos más vendidos del mundo. Pero, además de ser un analgésico reconocido, la aspirina ha ganado terreno como forma de prevenir ciertas enfermedades. Con frecuencia aparecen estudios que resaltan sus beneficios en la prevención de trastornos cardiovasculares y de varios tipos de cáncer. Sin embargo, tomar aspirina regularmente también implica riesgos importantes. A la luz de la ciencia médica veamos cuándo y cómo es recomendable tomar este medicamento.

Felix Hoffmann, creador de la aspirina en 1897

Prevención cardiovascular. Ingerir una dosis diaria es un método ampliamente utilizado para prevenir afecciones cardiovasculares en quienes han tenido este tipo de trastornos. Para las personas que han padecido infartos, molestias de angina, algunos tipos de derrames cerebrales o afecciones en las arterias, una dosis baja de aspirina al día puede impedir que ocurran nuevos episodios. Esta práctica está bien establecida y varias investigaciones han demostrado sus beneficios. La razón es que la aspirina inhibe la adherencia de las plaquetas en los vasos sanguíneos reduciendo la coagulación de la sangre.

Prevención del cáncer. Diversos estudios también señalan los beneficios de la aspirina como medio de prevenir ciertos tipos de cáncer. Peter Elwood, experto británico que participó en el equipo científico que por primera vez mostró los beneficios de este analgésico en problemas cardiovasculares declaró que “el futuro de la aspirina está en la reducción de ciertos tipos de cáncer”. Una reciente investigación del departamento de Farmacología Clínica de la Universidad de Yale, EE.UU. sostiene que, para personas de entre 50 y 65 años, tomar una dosis de aspirina diaria puede reducir considerablemente el riesgo de desarrollar cáncer de colon, de esófago y de estómago. Este estudio mostró una reducción de 35% en los casos de cáncer de colon, y de 40% en el número de muertes por esta enfermedad. El estudio recomienda que las personas de entre 50 y 65 años tomen una dosis de entre 75 y 100 gramos de aspirina por al menos 5 años y preferiblemente 10 años.

Consulte a su médico. Sin embargo, otras investigaciones indican que, en muchos casos, tomar el fármaco puede tener más riesgos que beneficios. “Los riesgos de tomar una dosis de aspirina al día superan los beneficios en el caso de personas sanas”, advierte el Dr. Mike Knapton, director médico de la Fundación Británica para el Corazón. ¿Hasta qué punto los riesgos superan o sobrepasan los beneficios de la aspirina? Este es un punto en el que no todos los expertos concuerdan. Precisamente porque no se sabe con certeza quién puede sufrir efectos secundarios. En lo que sí coinciden todos los especialistas es en la importancia de que la gente tenga conciencia de los riesgos y consulte a su médico y que, en cada caso, se hagan pruebas para establecer quién puede tomar aspirinas y quién no.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*