Avances médicos previstos para el 2018

La creación y desarrollo de nuevas vacunas para enfrentar la aparición de las superbacterias así como la posibilidad de curar enfermedades por medio de la ingeniería genética son los dos principales avances de la ciencia médica previstos para este año que comienza.

Ingeniería genética

La posibilidad de manipular el genoma (codificación hereditaria que poseen los seres vivos en su estructura celular) implica poder alterar radicalmente la forma en que tratamos las enfermedades, pero tiene algunos riesgos. En esencia, el proceso permite reemplazar un gen defectuoso por uno sano, o incluso editar el gen para hacer que se comporte de manera diferente. El alcance de los tratamientos para condiciones heredadas genéticamente o para afecciones como el cáncer es claro y tiene sus limitaciones. Pero si los científicos pueden editar los genes para quitarles errores heredados, entonces pueden detener el desarrollo de esas condiciones.

Sin embargo, ese descubrimiento tiene su lado malo. Por ejemplo, si se editaran genes con fines cosméticos, se causarían daños imprevistos. Sin duda las tecnologías genéticas abren nuevos y prometedores horizontes a la ciencia médica pero den ser utilizadas con mucha responsabilidad. La ética es clave en este asunto. De cualquier forma, el aumento en la edición del genoma es uno de los avances más significativos en las ciencias biológicas y puede impactar positivamente millones de vidas.

Epidemias y lucha contra las superbacterias

En 2018 se cumplirá el centenario de la pandemia de la gripe española, que mató al menos a 50 millones de personas. La ciencia y la medicina se apuntaron muchas increíbles innovaciones y descubrimientos para mejorar la salud durante el siglo pasado.

Pero en 2018 la amenaza de enfermedades que se pueden propagar por todo el mundo afectando a millones de personas nunca había sido tan grande, pronostica Wellcome, un centro de investigación biomédica con sede en Londres.

Las epidemias como el ébola y el zika han mostrado las significativas amenazas que representan los brotes de enfermedades contagiosas. 2018 será un año importante para continuar los esfuerzos para protegernos mejor y asegurar que todos los países pueden actuar rápido para contener brotes de infecciones mortales y prevenir emergencias de salud. Esto incluye trabajar en el desarrollo de nuevas vacunas.

Muchas de las epidemias que tienen el mayor peligro para la humanidad podrían ser prevenidas con vacunas, pero muy pocas vacunas se han desarrollado contra ellas. 2018 será un año crítico para continuar los esfuerzos globales para afrontar otros problemas urgentes de salud global: las superbacterias.

Los antibióticos han sido una parte vital de la medicina por más de 70 años. Sin embargo, hay un creciente número de superbacterias, o infecciones resistentes a las drogas, que no pueden ser tratadas por los antibióticos actuales. En el mundo esas infecciones ya matan unas 700.000 personas al año. Si no se toman acciones efectivas este número seguirá creciendo. Además, las infecciones que ya se pueden tratar y las cirugías de rutina —como reemplazos de cadera y cesáreas— se podrían volver potencialmente fatales.

Los siguientes 12 meses van a ser críticos en los esfuerzos para desarrollar nuevos antibióticos y tratamientos innovadores para protegernos de las superbacterias. También para detener el uso excesivo y mal uso de los antibióticos existentes y el reto de los investigadores es poder descifrar cómo se extiende la resistencia a ellos.

Ante este panorama, una vez más, las campañas informativas y educativas sobre prevención en salud cobran vital importancia.

Fuente: Scientific American

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*