Factor genético no condiciona sobrevivir al cáncer de mama

Las mujeres jóvenes portadoras de la mutación genética BRCA y que reciben tratamiento tienen las mismas probabilidades de sobrevivir que las que no tienen esa falla genética, revela una reciente investigación.

Las mutaciones en los genes BRCA 1BRCA 2, se popularizaron después que Angelina Jolie revelara que se hizo una doble mastectomía como prevención, sin haber sido diagnosticada, tras averiguar que era portadora de esa falla genética y que tenía un 87% de probabilidades de desarrollar cáncer de mama.

La ciencia médica ha establecido que dichas mutaciones aumentan el riesgo de cuatro a ocho veces más que cuando la persona no es portadora de las mismas. Esta falla genética evita que el ADN se repare a sí mismo y aumentan la probabilidad de desarrollar el proceso tumoral.  Sin embargo, un reciente estudio de la  Universidad de Southampton, publicado en la revista The Lancet Oncology, precisó que las posibilidades de sobrevivencia no son tan determinantes. En la investigación, las mujeres ya diagnosticadas que portaban mutaciones BRCA presentaron las mismas probabilidades de supervivencia a los dos, cinco y diez años que las mujeres que tenían cáncer pero sin esa mutación.

El estudio realizado en casi 3.000 mujeres jóvenes de 18 a 40 años, también concluyó que hacerse una doble mastectomía justo después de ser diagnosticadas no mejora la posibilidad de sobrevivir por diez años. Los investigadores si aclaran  que esta mastectomía podría ser beneficiosa quizás en el largo plazo y destacan que los resultados de este estudio no se aplican a las mujeres de más edad.

Lo que los expertos concluyen a la vista de estos resultados es que las mujeres jóvenes,  tras ser diagnosticadas, pueden tomarse más tiempo para decidir si quieren hacerse una mastectomía o no.

Los investigadores analizaron los registros médicos de 2.733 mujeres tratadas por cáncer de mama en hospitales de Reino Unido y estudiaron su evolución durante un período de 10 años, entre 2000 y 2008. El 12% de esas mujeres estudiadas tenían la mutación genética BRCA. Las 651 mujeres que fallecieron en ese período de 10 años presentaron las mismas probabilidades de sobrevivencia, independientemente de si eran portadoras o no de la falla genética.

Por otra parte, un tercio de las portadoras se sometieron a una doble mastectomía para extirpar ambas mamas. Los investigadores encontraron que esta cirugía no pareció mejorar sus probabilidades de sobrevivir a 10 años.

“A las mujeres con un diagnóstico temprano de cáncer de mama que tienen la mutación BRCA con frecuencia les ofrecen dobles mastectomías poco después de su diagnóstico o de su tratamiento con quimioterapia. Sin embargo, nuestros resultados sugieren que esta cirugía no se tiene que hacer inmediatamente y a la vez que otros tratamientos”,  declaró Diana Eccles, líder de la investigación.

No obstante, la intervención quizás sí sea beneficiosa para que las mujeres reduzcan su riesgo a largo plazo, dos o tres décadas después del diagnóstico inicial.

En opinión de Fiona MacNeill, de la fundación Royal Marsden, que pertenece al Servicio Nacional de Salud Pública de Reino Unido (institución que no estuvo involucrada en el estudio), los resultados pueden darle más confianza a las mujeres jóvenes diagnosticadas. “Especialmente a las que tienen un cáncer triple negativo o a las portadoras del BRCA, de que la conservación sus mamas con radioterapia es una opción segura durante la primera década tras el diagnóstico y que la doble mastectomía no es esencial ni obligatoria al inicio del tratamiento”.

“A la luz de esto, las mujeres jóvenes con cáncer de mama pueden tomarse su tiempo para valorar si someterse a una mastectomía radical es la mejor opción para su estrategia de reducción de riesgo a largo plazo”, concluyó MacNeill.

Fuente: Scientific American

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*