Buenos hábitos para ser una mujer saludable

Este mes se conmemora el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y la mejor manera de sumarse a esta efeméride es regalarse salud y bienestar, por ello compartimos estas sanas recomendaciones.

Un hábito es una serie de rutinas de comportamiento y pensamiento que, tras repetirse lo suficiente, se vuelven automáticas, se pueden realizar sin pensar en ellas. Por ello, desarrollar los mejores hábitos te hará una persona feliz y saludable. Algunos de los cuidados principales que debe tomar en cuenta toda mujer para mantenerse saludable con el paso del tiempo son los siguientes:

*Alimentación sana y balanceada: Una dieta balanceada debe incluir alimentos de los principales grupos: frutas, verduras, cereales integrales, lácteos bajos en grasa, proteínas magras, semillas y grasas saludables. Es importante que la rutina se adapte a tu gusto, estilo de vida y presupuesto.

*Hacer ejercicio: Se recomienda realizar una rutina de ejercicios que incluya actividad aeróbica  (al menos dos horas y media de actividad moderada por semana) y ejercicios de tonificación muscular o fuerza (por ejemplo, pesas), al menos dos veces por semana.  El ejercicio fortalece los huesos y músculos, disminuye el riesgo de enfermedad coronaria, ayuda con el manejo del estrés y a controlar tu peso.

*Mantener un peso adecuado: Es muy importante tener un peso adecuado para tu talla (índice de masa corporal). Si el peso es mayor a lo indicado, te hace más propensa a tener: sangrados menstruales irregulares, problemas de colesterol y triglicéridos, presión arterial elevada, diabetes, problemas de piedras en la vesícula y ciertos tipos de cáncer.

*No fumar: Todas las estadísticas de salud comprueban que las personas que fuman son más propensas a desarrollar enfermedades crónicas que las que no lo hacen.  El tabaco es adictivo por lo cual no es fácil dejar de fumar si ya lo haces, pero es importante ir dejando paso a paso un hábito que te perjudica.

*Consumir bebidas alcohólicas moderadamente: El consumo menor a 25 g por día de bebidas alcohólicas (por ejemplo, el vino), se ha encontrado que tiene un efecto protector de enfermedades coronarias.  Al contrario, el consumo de más de 25 g por día conlleva  un riesgo mayor de padecer cáncer de la cavidad oral, esófago, laringe, hipertensión, cirrosis, pancreatitis y lesiones por accidentes.  Se ha determinado también que su consumo elevado es un factor de riesgo para padecer cáncer de mama, colon, recto e hígado.

*Chequeo médico: Debes realizarte un chequeo médico anual. Eco mamario si eres menor de 35 años y Mamografía a partir de esta edad y consulta con un Mastólogo para todo lo relacionado con la glándula mamaria.

Exámenes de laboratorio (Perfil 20) junto con tu historia clínica y el examen físico aportan valiosa información sobre el estado general de tu organismo para prevenir enfermedades.

La primera visita al ginecólogo para prevención de enfermedades, detección temprana y orientación reproductiva, debe ser entre los 13 y 15 años. Esta primera visita no incluye por lo general un examen pélvico. A partir de los 21 años, el examen pélvico (genitales, útero, cuello uterino, trompas de Falopio, ovarios) se convierte en una parte regular de tu control ginecológico. Este examen es una parte normal del cuidado del cuerpo.   Debes realizarte Citología anual, un año después de la primera relación sexual o después de los 21 años de edad.

Prensa Funcamama

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*