Maya Angelou, ejemplo de fortaleza femenina

Durante su extraordinaria vida lo fue todo: poeta, escritora, periodista, actriz, productora de teatro, cine y televisión, bailarina, primera conductora de trenes y hasta prostituta. Destacó especialmente como activista de los derechos civiles y de la mujer.

A propósito del 90° aniversario de esta creadora norteamericana, que se cumple este 4 de abril  (Google le dedicó un doodle), que en abril se conmemora el Día del Libro y sobre todo, por ser una Mujer Victoriosa, la celebramos evocándola y leyéndola.

Poeta, cantante, escritora, activista por los derechos civiles y de la mujer; resiliente de una violación por parte del novio de su madre; cocinera en restaurantes, madre a los 17 años, trabajadora sexual, bailarina de clubes nocturnos, integrante de una compañía de ópera, periodista, productora y directora de obras de teatro, películas y programas de televisión; colaboradora de Martin Luther King Jr. y Malcolm X, Maya Angelou es un gran ejemplo de empoderamiento, fortaleza, lealtad a los sueños, sobreviviencia y libertad.

Durante su carrera escribió 36 libros. El más famoso de ellos, “Sé por qué cantan los pájaros enjaulados” retrata su incansable labor en contra del racismo, la intolerancia, la violencia contra la mujer. Fue un best sellers que la convirtió en la escritora más importante de su generación.

No hay suficientes palabras para describir la creatividad y la pasión de Maya Angelou (su verdadero nombre fue Marguerite Annie Johnson). No hay suficiente belleza que pueda englobar la fuerza de sus palabras, el poder de su voluntad, el misterio tanto de su mente como de su ingenio. No hay posibilidad de olvidar el eco de su reinvindicación como mujer, afrodescendiente y artista. Por ello, compartimos dos de sus poemas:

Y AÚN ASÍ, ME LEVANTARÉ

Puedes registrame en la historia

con tus amargas, torcidas mentiras,

puedes arrojarme al fango

y aún así, como el polvo… me levantaré.

¿Mi descaro te molesta?

¿Por qué sigues ahí quieto, apesadumbrado?

Porque camino

como si fuera dueña de pozos petroleros

bombeando en el patio de mi casa…

Como la Luna y el Sol cada día,

con la certeza de las mareas,

como la esperanza siempre saltando alto,

Así yo me levantaré.

¿Me quieres ver destrozada?

¿Cabeza abajo y ojos y tristes,

hombros caídos como lágrimas,

debilitada por un llanto desconsolado?

¿Mi descaro te ofende?

No lo tomes tan a pecho,

Porque yo río como si tuviera minas de oro

excavándose en el patio de mi casa.

Puedes dispararme con tus palabras,

puedes herirme con tus ojos,

puedes quemarme con tu odio,

y aún así, como el aire, me levantaré.

¿Mi sensualidad te molesta?

¿Surge como una sorpresa

que yo baile como si tuviera diamantes

ahí, donde se encuentran mis muslos?

De las barracas de vergüenza de la historia

yo me levantaré

desde el pasado enraizado en el dolor

yo me levantaré.

Soy un negro océano,

amplio e inquieto, manando

me extiendo, sobre la marea,

dejando atrás noches de temor, de terror.

Me levantaré,

a un amanecer maravillosamente claro,

Me levantaré,

brindando los regalos legados por mis ancestros.

Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.

Me levantaré.

Me levantaré.

Me levantaré.

 

MUJER FENOMENAL

Las mujeres hermosas se preguntan

Dónde radica mi secreto.

No soy linda o nacida

para vestir una talla de modelo

más cuando empiezo a decirlo

todos piensan que miento

Y digo,

está en el largo de mis brazos,

en el espacio de mis caderas,

en la cadencia de mi paso,

en la curva de mis labios.

Soy una mujer

excepcional.

una mujer fenomenal,

Esa soy yo.

Ingreso a cualquier ambiente

tan serena como a ti te gusta,

y los hombres se ponen de pie

o caen de rodillas.

Luego revolotean a mi alrededor,

Una colmena de abejas melíferas.

Y digo,

es el fuego de mis ojos,

y el brillo de mis dientes,

el movimiento de mi cadera,

y la alegría de mis pies.

Soy una mujer

excepcional.

una mujer fenomenal,

Esa soy yo.

Los mismos hombres se preguntan

qué ven en mí.

Se esfuerzan mucho

pero no pueden tocar

mi misterio interior.

Cuando intento mostrarles

dicen que no logran verlo

Y digo,

Está en la curvatura de mi espalda,

el sol de mi sonrisa,

el porte de mis pechos,

la gracia de mi estilo.

Soy una mujer

excepcional.

una mujer fenomenal,

Esa soy yo.

Ahora comprenden

por qué mi cabeza no se inclina

no grito ni camino llamativamente

ni tengo que hablar muy alto.

Cuando me veas pasar

deberían sentirse orgullosos.

Y digo,

está en el sonido de mis tacones,

la onda de mi cabello,

la palma de mi mano,

la necesidad de mi cariño,

porque soy una mujer

excepcional.

una mujer fenomenal,

Esa soy yo.

Del libro “Sé por qué cantan los pájaros enjaulados”

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*