Día Mundial de la Salud, Salud para todos

Cada 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud tomando como referencia que, ese día, en 1948, se fundó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y constituye una oportunidad anual para llamar la atención del mundo hacia uno de los temas claves de la humanidad en cuanto a atención sanitaria. Cabe destacar que este año se cumple el 70 aniversario tanto de la OMS como de esta efémeride.

Todos los años se elige para esta jornada un tema de salud específico a fin de destacar un área prioritaria de interés para la OMS. Para el Día Mundial de la Salud 2018, el lema es #“Salud para todos”, complementado con el señalamiento “con cobertura sanitaria universal”, de esta manera se busca promover un verdadero compromiso por adoptar medidas concretas para fomentar la salud de todas las personas. Actualmente, por lo menos la mitad de la población mundial no puede recibir servicios de salud esenciales. Casi 100 millones de personas se encuentran en pobreza extrema y obligadas a sobrevivir con ingresos económicos muy bajos o con ninguno y, muchas veces, no tienen para invertir en tratamiento o mantenimiento de salud.

De allí el llamado a la cobertura sanitaria universal (CSU), que significa garantizar que todas las personas, en cualquier lugar, puedan tener acceso a servicios de salud esenciales y de calidad sin tener que pasar apuros económicos.

El derecho a la salud

En Venezuela, el onomástico se encuadra en medio de una grave crisis del sector salud, tanto en público como privado. Entre los problemas que se han agudizado se cuentan la fuerte escasez de medicamentos e insumos médico-quirúrgicos y el deterioro de los centros de atención públicos. De allí la necesidad de tomar conciencia y emprender acciones para la defensa de nuestro derecho a la salud.

No debemos olvidar que la salud es un Derecho Humano, tal vez uno de los más importantes porque salud es vida. La definición de salud, establecida por la OMS, señala: “Es el estado completo de bienestar físico, mental, espiritual, emocional y social, y no solamente la ausencia de enfermedades. La salud implica que todas las necesidades fundamentales de las personas estén cubiertas: afectivas, sanitarias, nutricionales, sociales y culturales”. La profesora Yusbelly Díaz, de la Universidad Simón Bolívar, aporta una definición más dinámica: “La salud es el logro del más alto nivel de bienestar físico, mental, social y de la capacidad de funcionamiento que permitan los factores sociales en los que viven inmersos el individuo y la colectividad”.

Estas definiciones sirven de premisa para insistir en la necesidad de defender nuestro derecho a la salud, porque este derecho obliga a los Estados a generar condiciones en las cuales todas las personas puedan vivir lo más saludables posible sin importar su edad, sexo, raza, condición social, creencia religiosa, opiniones políticas u origen nacional.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece en sus artículos 83, 84 y 85 la garantía del derecho a la salud. Pero lo más importante es que dichos artículos no sólo establecen las obligaciones del Estado para con todos sus ciudadanos sino el deber de estos de participar activamente en su promoción y defensa. Señala que la comunidad organizada tiene el derecho y el deber de participar en la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control de las políticas específicas en las instituciones públicas de salud.

De manera que, constitucionalmente, se cuenta con la herramienta para defender el derecho a la salud pero, además, al igual que todos los Derechos Humanos, el derecho a la salud impone a los Estados tres obligaciones: Respetar, Proteger y Cumplir estos derechos.

La salud, en términos físicos, forma parte de uno de los pilares del bienestar, de la Calidad de Vida y, en definitiva, de la felicidad. El objetivo de alcanzar y mantenernos saludables, no solamente corresponde a médicos y trabajadores de la salud, sino también a los dirigentes gubernamentales, políticos y comunales, a la sociedad y a cada individuo. Es necesario tomar conciencia sobre este derecho y activarse en su defensa.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*