Mamas con historia: Alfonsina y el mal

Muchos conocen la canción “Alfonsina y el mar”, pero pocos saben que se inspira en la poeta Alfonsina Storni, cuya vida estuvo marcada por su lucha contra la desigualdad de la mujer y se vio ensombrecida por un cáncer de mama. 

Alfonsina Storni fue una escritora argentina nacida un 29 de mayo de 1892. Destacó como poeta pero su extensa obra abarca prosa y teatro. Su alta calidad poética y originalidad la encumbraron como una de las voces más importantes de Latinoamérica. Su vida fue tan intensa como apasionante. Siempre dispuesta a todo, ya desde muy temprana edad demostró que verdaderamente era una niña diferente. Se sobrepuso a las limitaciones de su origen humilde logrando estudiar y graduarse de maestra. Como madre soltera, enfrentó los prejuicios y desventajas que marginaban a la mujer de su tiempo. Entonces se convirtió en activista por la defensa de los derechos femeninos, lo cual le trajo grandes inconvenientes. En 1916 publica su primer libro de poemas y escribe en periódicos y revistas. Su periodismo combativo defiende el derecho al voto femenino y carga contra los arquetipos y tópicos que marcan a la mujer de su época. Aquellas mujeres, a las que ella defiende como seres pensantes, no obstante la temen y no se atreven a leer sus poemas y artículos, tachándola de peligrosa. A lo largo de los años, sin embargo, consigue ser respetada por  quienes la criticaban y temían.

En 1935, Alfonsina Storni fue diagnosticada con cáncer de mama. El 20 de mayo de ese año fue sometida a una mastectomía, que le dejó considerables secuelas físicas y anímicas. Se aisló y no terminó de aceptar sus limitaciones físicas, derivadas de la cirugía y los tratamientos médicos. De esta manera a los padecimientos sociales se sumaron los que eran propios de una patología que por aquellos tiempos era insuperable.

En 1937, Storni escribió su último libro “Mascarilla y trébol”, donde queda plasmado su drama. En enero de 1938 le confió a su hijo Alejandro, de 26 años, que los síntomas habían retornado y que no se sometería a una nueva invasión corporal. Ante la falta de una esperanza, el 25 de octubre escribió una carta de despedida a su hijo Alejandro y un poema, “Voy a dormir”, para el Diario La Nación. En la madrugada abandonó su habitación y se hundió en el mar. Este triste final inspiró la canción “Alfonsina y el mar”, compuesta por  Ariel Ramírez y Félix Luna, inmortalizada por Mercedes Sosa.

Conmovedor final para Alfonsina. En la época en que le toco vivir un diagnóstico de cáncer de mama era una sentencia de muerte. Por suerte, hoy la situación ha cambiado, los avances médicos y sociales,  las campañas de información y concientización,  permiten que las mujeres busquen disminuir los factores de riesgo  y gran parte logran superar la patología.

“Oh muerte, yo te amo, pero adoro la vida…” nos dijo la poeta. Sus versos le dieron vida eterna.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*