Consejos para prevenir riesgos de cáncer

Un equipo de especialistas recomienda qué tipo de hábitos y alimentos ayudan a reducir la probabilidad de desarrollar condiciones oncológicas.

Un panel de expertos del Fondo Mundial de Investigación del Cáncer, junto al Instituto Estadounidense de Investigación del Cáncer (AICR), acaban de publicar una serie de consejos que ayudan a reducir la probabilidad de desarrollar condiciones oncológicas, subrayando que cerca del 40% de estas patologías pueden prevenirse. Algunas de estas recomendaciones ya antes se habían planteado, solo que ahora fueron corroboradas por sólidos estudios científicos.

Peso corporal adecuado

En primer lugar, los especialistas destacan la importancia de mantener el peso corporal dentro de los parámetros sanos. A diferencia del informe anterior, presentado hace diez años y que mencionaba 7 tipos de cáncer vinculados a una masa corporal excesiva, el nuevo documento eleva a 12 el número de condiciones oncológicas causadas por el sobrepeso y la obesidad. Entre ellas se mencionan el cáncer de esófago, páncreas, hígado, colon e intestino recto, mama y útero (endometrio), así como probables oncologías en la boca, faringe, laringe, estómago, vesícula biliar, ovarios y próstata.

Estilo de vida activo

Uno de los factores clave para mantener un peso sano y reducir la probabilidad de desarrollar cáncer es llevar un estilo de vida activo y limitar el sedentarismo. Los expertos recomiendan mantenerse activo de manera diaria y realizar, además, al menos 150 minutos de ejercicio físico moderado o 75 minutos de actividad intensa a la semana. Y resaltan que existe una fuerte evidencia de que el ejercicio, ya sea moderado o vigoroso, protege contra el cáncer de colon.

Dieta rica en fibras, frutas y verduras

Asimismo, los investigadores insisten en la importancia de mantener una dieta saludable, que incluya al menos 30 gramos de fibra al día, así como granos integrales, legumbres, y al menos 400 gramos de fruta y verdura sin almidón.

Cero comida chatarra y procesada

Por último, los expertos aconsejan limitar el consumo de comida rápida y procesada con alto contenido graso, de almidón y de azúcar, así como reducir la cantidad de carne roja y procesada y de bebidas azucaradas. De la misma manera, es recomendable excluir el consumo de alcohol y no reemplazar los alimentos naturales por suplementos dietéticos.

Fuente: Scientific American

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*