¿Son peligrosos los quistes en la mama?

Es normal que la aparición de un bulto en las mamas produzca inquietud a cualquier mujer. ¿Pero hasta qué punto deben ser motivo de alarma?

Descubrir una protuberancia en la mama (masa, nódulo, bulto…) alarma a cualquier mujer. Ya sea porque tú misma la notes al explorarte las mamas o porque tu ginecólogo la identifique en una revisión, es lógico que te inquiete. Pero no todo lo que aparece en las mamas es maligno. Ten en cuenta que el tejido mamario «está vivo» y es muy cambiante, tanto a lo largo de la vida –fértil o no fértil- de la mujer como durante el propio ciclo mensual. Y no es extraño que en un momento u otro puedan aparecer quistes.

Existen fundamentalmente dos tipos de lesiones quísticas en las mamas que se conocen como quistes simples y quistes complejos. Los primeros no suponen ningún tipo de peligro. De hecho, son la causa más común de masa mamaria localizada en mujeres de más de 30 años y suponen un 20% de las consultas de ginecología. Son totalmente benignos ya que no tiene asociación con patología maligna de la mama y en el caso en que ocasionen síntomas molestos, su punción con aguja fina  y evacuación del contenido líquido  se considera suficiente tratamiento. Los quistes complejos suponen que el espacio con contenido líquido en la mama, puede estar acompañado de elementos sólidos  que se corresponden con una zona de proliferación celular, por lo que se impone la necesidad de realizar procedimientos diagnósticos que aclaren su origen.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*