El tatuaje que cambia la vida de muchas mujeres

Alexia Cassar investigadora farmacéutica y tatuadora

Alexia Cassar trabajó muchos años en la industria farmacéutica pero un episodio la llevó a convertirse en la única tatuadora europea que realiza tatuajes de pezones a mujeres mastectomizadas.

Alexia Cassar es la única tatuadora europea especialista del tatuaje en 3 D de reconstrucción mamaria. Una técnica de un realismo excepcional, que permite a las mujeres evitar la dolorosa reconstrucción del pezón, utilizando además los pigmentos del tatuaje tradicional, lo que los hace definitivos.

Alexia, de 41 años, tuvo varios trabajos en la industria farmacéutica, concretamente en unidades de investigación en Oncología. Cuando le diagnosticaron una leucemia a su nieta de 10 meses, su vida tomó un nuevo rumbo. Así nació “The Tétons Tattoo Shop”, su fundación de ayuda social para mujeres que han tenido que someterse a una mastectomía.  Ella evoca sus inicios en este proyecto:

“Durante quince años trabajé como investigadora en cancerología, desarrollando moléculas para combatir el cáncer. Tengo una nieta pequeña que tuvo un cáncer y que ahora está bien, eso me llevó a cambiar la manera de ayudar a la gente, además siempre he tenido aptitudes para el dibujo y el tatuaje me apasiona. Trabajé junto a un maestro durante casi dos años y en Estados Unidos aprendí la técnica de reconstrucción del pezón y la areola, para ayudar a las mujeres que han contraído cáncer de mama, sea con un tatuaje realista del pezón o con una técnica de tatuaje decorativo sobre las cicatrices de la mastectomía.”

Tatuaje de la areola y del pezón, 6 años después de una doble mastectomía

Alexia Cassar estuvo presente en la octava edición del Salón Mundial del Tatuaje que se realizó en París, Francia, del 15 al 17 de este mes, con la participación de más de 400 artistas internacionales. Su propuesta fue una de las grandes novedades de este evento. De manera que su stand fue uno de los más concurridos y además dictó una conferencia sobre su trabajo.

Respecto a su labor como tatuadora detalla que “un tatuaje de areola y el pezón requiere cerca de una media hora de trabajo, pero se hace en el marco de una sesión que dura alrededor de tres horas. También necesita algunos retoques unos tres meses después de la primera sesión, para consolidar el trabajo.”

A muchas mujeres interesadas en este tipo de tatuaje les inquieta saber es si es dolorosa o molesta su aplicación. Alexia aclara que “sobre la piel de una mastectomía no hay sensaciones dolorosas, por lo cual es incluso menos doloroso que un tatuaje normal.”

En cuanto a su técnica explica: “utilizo tinta como todos los tatuadores, el hecho de utilizar tintas implica un conocimiento perfecto de la cicatrización. Yo trabajo sobre pieles que han sido sometidas a irradiación de la quimioterapia, pieles que pasaron por intervenciones quirúrgicas. Es muy diferente del tatuaje tradicional, es una técnica aparte y la utilización de la tinta no plantea ningún problema sanitario.”

Para concluir afirma que “lo más satisfactorio de mi trabajo es ver la alegría de las mujeres que se sienten renacidas. Saber que las he ayudado a cambiar su vida cuando ellas creían que la habían perdido”.

Fuente: Radio Francia Internacional

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*