Ida Vitale Premio Cervantes de Literatura

A sus 95 años, la poeta uruguaya Ida Vitale fue distinguida con el premio Cervantes de Literatura, el galardón más importante de las letras hispanas. Su obra destaca por su canto a la vida y su dimensión ética, invitándonos a mirar al otro y darle su espacio, su ser, su dignidad.

Además del Nobel de Literatura, para los escritores de habla hispana no hay premio mayor que el Cervantes. Lo tuvieron los mejores: Borges, Vargas Llosa, Elena Poniatowska, Carlos Fuentes, Bioy Casares, Onetti y los nombres siguen. En 2017 lo recibió el nicaragüense Sergio Ramírez, y en 2018, el último, el galardón quedó en manos de Ida Vitale a quien le fue entregado el pasado martes 23, durante acto protocolar en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid. El jurado destacó a la poeta uruguaya por “su lenguaje, uno de los más destacados y reconocidos de la poesía”.

“Aquí estoy, agradecida y emocionada”, dijo luego de recibir el máximo galardón de las letras en español.  La poeta estuvo acompañada de su hija Amparo y sus dos nietas Emilia y Nuria. Minutos antes de subir al escenario, reconoció que echa de menos a su marido, Enrique Fierro, fallecido hace tres años. “Era un ayudador, sin él no habría hecho muchas de las cosas que he hecho, es el que me empujaba y me animaba a hacer las cosas”, dijo.

“En realidad en este momento leer algo no me nace. Me nacería abrazar, decir cosas que serían absurdas y desacomodadas, pero que me saldrían del alma”, expresó Ida Vitale antes de iniciar su discurso en el cual recordó sus orígenes italianos y su amor por la obra de Miguel de Cervantes.

Ida por fortuna

Ida Vitale, poeta uruguaya miembro de la generación del 45 y representante de la poesía esencialista, es una de las voces poéticas más importantes de la literatura hispanoamericana. El crítico José Ramón Ripoll en un artículo titulado “A través de los otros. Ida Vitale o la reducción del infinito”, señala que la obra de esta escritora rezuma tres elementos esenciales: vida, ética y verbo. Lo que tiene de vida la poesía de Vitale, dice Ripoll, no se refiere a un sentido biográfico sino esencial, el canto de la vida misma, en su presente, que se vuelve imagen vívida y eterna. Lo que tiene de ética es aquello que la mueve a mirar al otro y darle su espacio, su ser, su dignidad. Finalmente, el verbo le brinda la clave, el puente, para aproximarse al acontecimiento poético.

El mejor homenaje que podemos hacerle es leerla. En este sentido cabe recordar que uno de sus poemas más conocidos y celebrados es “Fortuna”, se trata de un poema donde repasa los fueros de la existencia de la mujer, transida por los hilos de una historia que abre una libertad incipiente para que la mujer sea, simplemente, humana.

Fortuna

Por años, disfrutar del error

y de su enmienda,

haber podido hablar, caminar libre,

no existir mutilada,

no entrar o sí en iglesias,

leer, oír la música querida,

ser en la noche un ser como en el día.

No ser casada en un negocio,

medida en cabras,

sufrir gobierno de parientes

o legal lapidación.

No desfilar ya nunca

y no admitir palabras

que pongan en la sangre

limaduras de hierro.

Descubrir por ti misma

otro ser no previsto

en el puente de la mirada.

Ser humano y mujer, ni más ni menos.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*