Cómo evitar el sedentarismo en la oficina

La inactividad física o falta de ejercicio (sedentarismo) se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de afecciones cardiovasculares, respiratorias y cáncer. El trabajo de oficina nos hace sedentarios, por eso te ofrecemos unas recomendaciones para que te ejercites en tu espacio laboral.

Las nuevas tecnologías han permitido que la mayor parte de los empleos hoy en día se realicen sentados. Es muy habitual trabajar en una oficina, con una computadora y pasar por lo menos ocho horas diarias sentados y con las manos en un teclado. Pasar la jornada laboral sentado y sin ningún tipo de actividad física termina por pasar factura y causar problemas de salud. Incluso aunque al salir del trabajo mantengas rutinas deportivas y de ejercicio.

Ya está plenamente confirmado por investigaciones médicas: estar ocho horas sentado no le hace bien a nadie. No importa cuántas horas vayas al gimnasio o cuánto deporte hagas, no levantarse de la silla es dañino.  Hay personas que recurren a la solución extrema de trabajar paradas en un escritorio especial pero tampoco es la salida. Entonces,  ¿Cómo hago para romper el sedentarismo en mi trabajo?

No te preocupes. Hay ejercicios que se pueden hacer en la oficina disimuladamente y que balancean los efectos negativos de la vida sedentaria de oficina. Aún así, no es mala idea aprovechar la hora del almuerzo para ir a dar una caminata. Por cierto, desde ya te advertimos que  salir a mirar vidrieras no cuenta!

Aquí, van unos tips y ejercicios para ser un poco menos sedentario en el trabajo, quemar unas cuantas calorías y fortalecer tu salud:

*Levantarse y caminar unos cuantos pasos por lo menos cada dos horas, aunque sea hasta el baño.

*Cuando suene el teléfono, no lo atiendas sentado en tu escritorio. Párate y camina un poco, aunque sea en el lugar, acelera tu metabolismo.

*Cuando estés haciendo cola para la fotocopiadora o alguna otra tarea, en vez de esperar, aburrido, a que termine, incorpora un ejercicio de piernas. Levanta el talón hacia el glúteo opuesto, y repite con la otra pierna. Diez repeticiones.

*Un vaso de agua pequeño y un pote de basura alejado de tu escritorio son grandes aliados para hacerte caminar más: básicamente cada vez que necesites servirte agua o tirar algo a la basura.

*No al baño cercano. Usa otro más alejado para sumar pequeñas caminatas a lo largo del día.

*Adiós al ascensor, bienvenidas las escaleras. No usar el ascensor ayuda a generar músculo en las piernas y quema calorías.

*Sentad@s en la silla: extiende una pierna hacia adelante, mantén la posición dos segundos, cambia de pierna. Quince repeticiones.

*Hacer círculos con los hombros: “dibujar” círculos con los hombros, como intentando que se toquen el uno al otro, es beneficioso para los brazos y la espalda.

*Cuando nadie te ve: un minuto de saltos. Párate, abriendo y cerrando brazos y piernas, salta enérgicamente durante sesenta segundos.

*Abdominal al revés: siéntate en el borde de la silla y apoya las manos en el posabrazos o en los bordes del asiento. Con las rodillas juntas, intenta levantarlas en el aire, lo más arriba que puedas. Diez repeticiones.

Las consecuencias del sedentarismo para la salud son enormemente negativas. Así que siguiendo estas recomendaciones, más tu chequeo médico preventivo, cuidarás tu bienestar físico y mental.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*