Cuídate de los trastornos alimenticios

El modelo social actual de belleza impone un cuerpo cada vez más delgado, cuya estética no coincide, en la mayoría de los casos, con un patrón saludable. 

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) han existido siempre, aunque los más conocidos son la anorexia y la bulimia. Estas afecciones tienen mayor incidencia en mujeres (90-95%) en edades comprendidas entre los 12 y los 25 años, siendo más frecuente en la adolescencia (a partir de los 12).

Este tipo de trastornos están clasificadas por la organización Mundial de la Salud (OMS) como trastornos mentales y de comportamiento. Se trata de alteraciones que afectan a la ingesta y al peso de la persona afectada. Pero, más allá de los síntomas más aparentes, se esconden dificultades psicológicas graves y complejas que repercuten en el funcionamiento normal de la vida diaria de la persona enferma.

El modelo social actual de belleza impone un cuerpo cada vez más delgado, cuya estética no coincide, en la mayoría de los casos, con un patrón saludable. Hoy en día, las redes sociales constituyen una galería de imágenes femeninas y masculinas, de personajes famosos como modelos, actrices, o personas que han logrado bajar de peso y después se dedican a dar indicaciones a sus seguidores acerca de sus métodos, todas ellas, personas con figuras excesivamente delgadas, cuyos posteos van acompañados de múltiples dietas, productos o soluciones “mágicas” para adelgazar. La mayoría de estos personajes “guías” o “modelos” no son profesionales especializados en salud y nutrición, por lo cual es imposible que puedan dar recomendaciones lógicas y basadas en los lineamientos nutricionales, además, no consideran las características individuales de cada persona, es decir, si tiene un problema de salud, si situación económica, sus gustos, sus antecedentes familiares, actividades diarias, y tantos otros aspectos que es necesario tener en cuenta.

Así, la población, en lugar de preocuparse de ver si su alimentación es equilibrada y saludable, se dedica a hablar sobre lo que “engorda” o “deja de engordar”. Y, lo más grave de esto es que los receptores de estos mensajes sobre ideales de belleza, son en la mayoría de los casos, adolescentes y jóvenes, que, ante la vulnerabilidad sobre su imagen corporal, pueden caer en obsesiones respecto a sus cuerpos y la alimentación, llegando, incluso, a los trastornos como la anorexia o bulimia.

La recomendación es tener cuidado y prestar atención, sobre todo a los niños y adolescentes que viven manejando redes sociales y reciben esta información que puede resultar muy dañina. Y, en caso de que usted o algún familiar presente algún síntoma relacionado con este tipo de trastorno, no dude en acudir a hacerse un chequeo médico.

En Funcamama disponemos de consulta de Nutrología para tu chequeo preventivo o de control. Dra. Conchita López @conchitalopeztrade Jueves (tarde) 

Si no sabes dónde acudir, Funcamama espera por tí ! Tlf. 0241-8583050

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*