La pandemia cambió nuestro lenguaje

Como todo momento histórico, la pandemia del Covid 19 ha cambiado la forma en la que nos expresamos y nos ha recordado, de repente, algo que casi pasa inadvertido: el lenguaje es uno de los principales indicadores del cambio en nuestras vidas.

Durante el tiempo que hemos estado encerrados en casa, el lenguaje no paró de moverse: se incorporaron al habla cotidiana nuevos términos: mascarilla o tapabocas, cuarentenac, confinamiento, pantalla facial, contagio, flexibilización. Otros cambiaron de significado (distanciamiento social). Palabras científicas ingresaron al lenguaje cotidiano (pandemia, coronavirus, covid 19, diagnóstico, vacuna, asintomático). Se ha creado nuevas expresiones como Covidiotas, para referirse a las personas que no terminan de comprender la gravedad de la situación y son reacios a usar mascarilla. En resumen, el mecanismo de comunicación, gracias a internet, ha evolucionado rápidamente y hemos integrado en nuestras vidas palabras que no existían hace pocos meses.

También hemos visto como palabras que eran utilizadas por trabajadores de la salud han ingresado definitivamente en el lenguaje común. Hoy en día hablamos con total normalidad de PCR (examen para detectar el virus), brote familiar o comunitario, cordón sanitario, aislamiento socialUCI (Unidad de Cuidados Intensivos) y respiradores.

El lenguaje lucha por mantenerse al día con los cambios.

Para la Real Academia Española (RAE) un reflejo de este cambio cultural es que “palabras como pandemia, epidemia, cuarentena, confinar, confinamiento, hipocondría, asintomático o, por supuesto, coronavirus aparecen en los puestos más altos de palabras buscadas estos días en el diccionario”.

Los hechos marcan nuestra manera de comunicarnos y esta crisis sanitaria continúa. Ya veremos qué otras expresiones adoptaremos los que vivimos un acontecimiento que no se presentaba en el mundo desde hace un siglo.

Lo  cierto es que la pandemia pasará, pero las palabras quedarán; muchas se añadirán a las expresiones de nuestra lengua y las diremos con total normalidad.

 Arnaldo Rojas

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*