Con la pandemia aumentaron afecciones digestivas

La inesperada situación que vivimos desde hace más de un año debido a la pandemia, alteró nuestra vida cotidiana, particularmente los hábitos alimenticios, de manera que estamos comiendo en horarios irregulares y consumiendo muchos carbohidratos, lo cual ha incrementado los trastornos gastrointestinales

Así lo advierte la DrLaa. María Gabriela Hernández, Gastroenteróloga, miembro del equipo médico de Funcamama, a propósito de conmemorarse este 28 de mayo el Día Mundial de la Salud Digestiva, cuya finalidad es concientizar a la población sobre la importancia de la prevención y tratamiento oportuno de las afecciones digestivas.

Por ello, comenzamos por preguntar a la especialista sobre qué es la salud digestiva.

-La salud digestiva –responde- se refiere a un buen funcionamiento del sistema digestivo, con un adecuado tránsito intestinal y una microbiota equilibrada. La microbiota es lo que comúnmente llamamos flora intestinal. El sistema digestivo tiene como función primordial extraer los nutrientes de los alimentos ingeridos que servirán para producir la energía que necesitamos en nuestra actividad diaria, así como generar las enzimas y microorganismos que forman los distintos órganos y sistemas de nuestro organismo. No todas las bacterias intestinales son perjudiciales, ya que en su mayoría ayudan a mantener la salud digestiva. La digestión comienza en la boca, pero la salud digestiva inicia con los alimentos y bebidas que seleccionamos diariamente para  nuestro consumo.

En cuanto a cómo ha incido la pandemia en nuestra salud digestiva, la Dra. Hernández refiere que las restricciones y el confinamiento alteraron nuestros hábitos de consumo, de manera que estamos comiendo en horarios irregulares y aumentó la ingesta de carbohidratos, factores que han contribuido a incrementar los trastornos digestivos.

“Los estados de ansiedad hacen que muchas personas hagan varias merienditas al día, que casi siempre son snacks o dulces, y si a esto le sumas el sedentarismo, nos explicamos, por ejemplo, el aumento de masa corporal. El problema es se come en cantidad no en calidad”, puntualiza.

En este sentido destaca que uno de los trastornos más frecuentes es la obesidad. “La obesidad es una gran inflamación, un exceso o una acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. Ocurre principalmente por comer más de lo que el cuerpo necesita y por no realizar suficiente actividad física. El consumo de alimentos con muchas calorías, grasas, azúcar, así como el bajo consumo de frutas y verduras favorecen el desarrollo de obesidad”.

Recuerda que la obesidad no solo produce afecciones digestivas sino que es factor de riesgo de numerosas enfermedades como diabetes, hipertensión arterial e incluso cáncer.

Ante este panorama, la Dra. María Gabriela Hernández, indica tres recomendaciones fundamentales: el consumo frecuente de vegetales y fibra, la hidratación y el ejercicio físico.

“Nuestro menú diario debe incluir más vegetales, verduras (brócoli, pepino, acelga, apio, espinaca, lechuga), frutas y fibra. Todos estos alimentos promueven la masticación, lo cual favorece la saciedad, la digestión y el control de la ansiedad”.

Explica que la hidratación juega un papel importante en la digestión de la comida y en la absorción de nutrientes en el sistema gastrointestinal. El agua es necesaria en la disolución de nutrientes para que estos puedan ser absorbidos por la sangre y transportados a las células.

En cuanto al ejercicio físico señala que “hay que evitar el sedentarismo para mantener nuestra salud en general, pero en relación con la parte digestiva debemos recordar que el movimiento del cuerpo humano favorece una buena digestión y la evacuación”.

“Al lograr tener salud digestiva, no solo te evitarás los malestares intestinales sino que te sentirás y verás bien, ya que tu estado de ánimo se verá favorecido”, concluye la especialista.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*