Miedo a enfermar

El miedo colectivo es una de las consecuencias de la pandemia. Y uno de los mayores miedos en el momento actual es el miedo al contagio. Se trata de un miedo justificado pero que no debe descontrolarnos y para ello hay que saberlo gestionar.

El miedo a la enfermedad se llama hipocondría y lo padece entre un 15 y 20 por ciento de la población. En estos tiempos de pandemia, este porcentaje se ha incrementado. La hipocondría es el temor a enfermar de algo grave, a sufrir por una enfermedad, miedo al dolor, al propio y al de nuestros seres queridos. Miedo, sobre todo, al diagnóstico de enfermedades vinculadas a la muerte como cáncer y ahora el covid 19.

El temor a la enfermedad se convierte en hipocondría cuando las personas limitan exageradamente sus vidas con tal de no exponerse a un contagio, y generalmente consultan fuentes no confiables para encontrar un significado a sus síntomas. Para gestionar el miedo a la enfermedad bajo las actuales circunstancias, además de cumplir estrictamente las normas de bioseguridad, los especialistas hacen las siguientes recomendaciones:

*No busques tranquilidad en Google o redes sociales. Elige solo una fuente de información confiable, a ser posible, tu médico de confianza.

*Establece hábitos de vida saludables que puedas controlar: practica ejercicio físico, come de forma saludable, descansa, ríe, rodéate de gente positiva, medita.

*Házte los chequeos médicos necesarios. Las mujeres su cita anual con el ginecólogo y el mastólogo. Los hombres después de los 50 años, su chequeo prostático con el urólogo. Para todos, acudir a chequeo en función de su edad y situaciones específicas.

*Vacunarse contra el covid. La vacuna está comprobada histórica y científicamente como el recurso más eficaz para detener epidemias y pandemias. La viruela y la poliomielitis  fueron erradicadas con la vacuna.

*La incertidumbre existe. Aprende a vivir con ella y a aceptar, que por muy sano que sea tu estilo de vida, todos podemos enfermar. Aceptar significa dejar de rumiar, dialogar, anticipar todo lo negativo que puede pasar. Lo que tenga que ser, será. Preocuparte no lo va a evitar.

*Busca ayuda profesional si te sientes muy agobiado. Consulta con un psicólogo la manera de aliviar tus pensamientos rumiantes u obsesivos. Estos pueden generar tal nivel de ansiedad, que te lleven a debilitarte, a sentir síntomas de ansiedad que se confunden con otras enfermedades.

 

Finalmente, recuerda que necesitamos tener fuerza y serenidad. No permitas que una angustia que tiene tratamiento limite tu vida.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*